¿Cómo sorprender en la distancia?

El hecho de tener lejos a un ser querido no es un obstáculo para sorprenderlo. Simplemente necesitas enviarle algo que pueda arrancarle una gran sonrisa. Quédate y descubre los pasos para hacerlo.

Compra el obsequio perfecto

Lo primero que debes hacer para sorprender en la distancia a un ser querido es comprarle un obsequio. Pero no cualquiera, sino el más adecuado para esa persona. Uno que le recuerde el valor que tiene en tu vida.

Los obsequios son una alternativa muy sencilla, aunque al mismo tiempo tienen una eficacia incomparable. Pueden decir todo lo que sientes. Y en la medida en que se ajusten al destinatario, mayor impacto tendrán.

Además de lo anterior, hay muchos tipos de regalo disponibles. Tazas, llaveros… Tan solo debes encontrar la opción perfecta. En este punto cabe mencionar que el obsequio en cuestión debe gustarle a la otra persona. Usa sus intereses como criterio para escoger, y tu elección será acertada.

Piensa en una ocasión especial

Está claro que no existe un día exclusivo para sorprender a alguien. Puedes elegir cualquiera que se te ocurra. Sin embargo, es igual de cierto que al escoger una ocasión especial el impacto de la sorpresa es mayor.

Vale preguntarse qué sería específicamente una ocasión especial. En realidad el catálogo es muy amplio. Podemos hablar, por ejemplo, del cumpleaños. Es una opción bastante común. Otra sería una graduación e incluso una despedida de soltero.

Tal como las anteriores están las épocas tristes. Esas etapas en lo que alguien se siente deprimido por cualquier razón. Si estás en contacto con esa persona y te has enterado de que se encuentra así, puedes aprovecharlo.

En días oscuros como esos, el regalo cobra una función muy particular. Se convierte en un detalle que no solamente sorprende, sino que levanta el ánimo. Servirá para decirle a su destinatario que no está solo y que todo lo malo pasará pronto.

Aprovecha el factor secreto

Como es de esperar, una sorpresa lo es única y exclusivamente mientras sea desconocida por la otra persona. Debes evitar cualquier indicio o señal que delate tus intenciones. De no ser así, el efecto final del obsequio se verá reducido y no impactará tanto.

Dada la distancia, debería ser sencillo guardar el secreto. Si mantienes un contacto frecuente con tu destinatario cuida mucho la conversación. Aprovecha cada día para indagar en su estado de ánimo y en qué  regalo podría caerle bien.

Usualmente las personas regalan cosas sin percatarse de su utilidad. Un obsequio no necesita tener una función práctica, aunque tampoco está de más que la posea. Quizá tu destinatario requiere de algo específico, como por ejemplo un reloj.

Esa es la clase de información que puedes extraer de las conversaciones. Todo sin que el otro note que estás tomando nota. En todo caso, si no detectas nada similar puedes optar por un regalo más simple. Pero si encuentras una pista de lo que puede necesitar, no dudes en utilizarla.

Envíalo a su destinatario

Ya hemos llegado a lo más importante: enviar el regalo. Por suerte en la actualidad esto es algo muy sencillo de hacer. Puedes escoger el obsequio y enviarlo directamente a la dirección de la persona a la que quieres sorprender.

En ese sentido, todo lo que has venido haciendo cobra aquí su sentido. El envío del regalo es la culminación de todo tu esfuerzo.

Pese a que no estés con esa persona cuando reciba el obsequio, ten por seguro que se sorprenderá. Semejante sorpresa lo alegrará tanto que correrá a darte las gracias. Habrás animado su día y su espíritu. ¿Buscas un detalle especial? Dale una ojeada a nuestra tienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *